¿Sabías que el 33% de las chicas y el 29% de los chicos españoles de entre 14 y 18 años son fumadores?

 

Con motivo del 31 de mayo: Día Mundial sin Tabaco, en Información Sin Fronteras hemos querido abordar el tema poniendo el foco en el consumo entre los adolescentes y el problema de salud que esto genera, ya que son la población con más riesgo de consumir otras sustancias adictivas legales e ilegales una vez habituados al tabaco.

«Fumar es un mal hábito, pero a los más jóvenes les parece algo normal». Ese es el punto principal y contra lo que hay que luchar. Es la puerta de entrada a otros problemas sociales o sanitarios y ni la educación social ni las campañas de prevención por sí mismas, han resultado suficientes para prevenir este hábito en un colectivo clave: los adolescentes. 

La nicotina es la tercera sustancia más adictiva del planeta, después de la heroína y la cocaína. La combustión del tabaco y el humo generado contienen cerca de 4.000 sustancias nocivas (alquitrán, monóxido de carbono, arsénico, amoníaco, etc) ¡¡Imaginemos lo que eso puede ocasionar en el cuerpo humano!! Enfermedades como EPOC, cáncer de pulmón, bronquitis crónica, enfisema, cardiopatía isquémica, infarto al miocardio, etc. por mencionar algunas hasta llegar a la muerte. 

Advierten los neumólogos que, cuanto más joven se inicie una persona en el consumo de tabaco, antes aparecerán las enfermedades asociadas a ello. Se calcula que la adicción se produce tras haber consumido entre 50 y 100 cigarrillos y las patologías suelen presentarse tras 10 o 15 años fumando aproximadamente. Es decir, si un joven se inicia a los 14 o 15 años de edad, dichas enfermedades le sobrevendrán cuando apenas haya cumplido 25 o 30 años. 

Si los adultos no perciben el riesgo, los adolescentes aún menos. Salvo que tengan un familiar cercano con cáncer o con una patología causada por fumar. Por ello, se insiste en 2 puntos muy importantes: 

1) Predicar con el ejemplo, es decir, que los padres y madres (principalmente) no fumen, y

2) Reforzar la personalidad de los adolescentes y su autoestima, con el fin de que se mantengan firmes a la hora de decir: NO a los cigarrillos. 

Pero esto tampoco es fácil, sobre todo debido a la presión del grupo al que pertenece.

Ante tal situación, la Organización Mundial de la Salud ha comenzado la campaña “Comprométete a dejarlo durante la COVID-19” con motivo del Día Mundial sin Tabaco, acompañado de una publicación con 100 razones para dejar de fumar y desafíos a través las redes sociales.

En España, gracias a la Ley Antitabaco se ha puesto un freno al prohibir fumar en lugares cerrados, además de fomentar los espacios libres de humo. Pero sabemos que no es suficiente y que cada uno, debemos poner nuestro granito de arena para que nuestros jóvenes tengan un futuro más saludable.