Entrevistamos a Sara Cánovas, directora y vicepresidenta de Ángeles Urbanos (en Madrid), una asociación que se define a sí misma como “privada, de carácter benéfico, sin ánimo de lucro y cuya finalidad principal es la acogida, atención y educación integral y el seguimiento laboral de personas con discapacidad”. Su foco son, además, los grupos más desfavorecidos y desprotegidos. Desde InfoSF hemos colaborado con su importante labor en diversas ocasiones.

Ángeles Urbanos se fundó en 2004. Desde entonces y hasta el momento actual ¿cuál es el balance de la asociación?
El balance es muy bueno hasta la pandemia, que como imagino ha sucedido a todas las asociaciones sin ánimo de lucro, nos ha afectado muchísimo.

¿Qué actividades realizáis, principalmente?
Principalmente tenemos el colegio, el centro ocupacional. También las clases de tarde, de tratamiento especializado y, hasta antes de la pandemia, el comedor escolar. Este último esperamos recuperarlo ahora en septiembre. Asimsimo, entre otras actividades todos los domingos repartimos las bolsas de comida a las familias (unas 150). Durante la pandemia las hemos llevado a los domicilios tres veces por semana.

¿Por qué el nombre de «Ángeles Urbanos»?
Nació por su fundadora, Ángeles Ramos, que empezó a trabajar con grupos muy desfavorecidos, en chabolas, y ella misma decía que los veía como “ángeles de la calle”, muy abandonados. Fue uno de estos niños quien le hizo el dibujo que luego, con alguna modificación, terminó convirtiéndose en nuestro logo.

«La pandemia nos ha afectado muchísimo por motivos económicos, y este año está siendo más duro todavía«

La fundadora colaboró de forma directa en los comedores de la Madre Teresa de Calcuta. ¿Este vínculo os sirve todavía de inspiración? ¿Cómo?
El que ella hubiese trabajado en un sitio como este siempre nos ha servido de inspiración. Y es que día a día nos fue introduciendo en las formas en que cooperaban; en los sentimientos que hay detrás de su labor, hacia la población necesitada… Al final, de una u otra manera nosotros hemos ido dando respuesta a las mismas personas: las más desprotegidas y desfavorecidas.

InfoSF y Ángeles Urbanos han colaborado mediante cursos y talleres. ¿Cómo valoráis esta formación impartida por nuestros profesionales? ¿Qué les ha aportado a vuestros alumnos?
Los cursos y talleres de InfoSF tienen una especial importancia en nuestra escuela. Sobre todo aportan unintercambio con otro tipo de personas diferentes de aquellas con las que los alumnos se relacionan a diario. Les despeja muchísimo. Es un cambio para ellos y toda novedad anima, al implicar caras distintas, un ritmo diferente…

¿Cuál es el momento actual de la asociación en el contexto actual de pandemia? ¿Se ha visto afectada de alguna forma?
El momento es muy duro. Nos hemos visto afectados sobre todo económicamente. Subsistimos a base de donaciones particulares, por lo que todo esto ha sido muy duro desde el principio y este año lo está siendo más todavía.

¿Qué carencias predominan en la sociedad actual respecto a las personas con discapacidad?
Entre otras, la ayuda a los centros en los que los chicos como los nuestros necesitan estar para poder aprender. En muchos otros ámbitos la sociedad se va adaptando a sus necesidades, pero la principal ayuda que necesitan -tanto ellos como sus padres- es tener un centro al que poder acudir. En nuestro caso, los chavales proceden de familias totalmente desprotegidas, en régimen de exclusión social, por lo que no pueden pagar un colegio que no sea gratuito (como el nuestro). Por eso digo que ayudar a nuestro centro, permitiéndonos subsistir, es ayudarlos a ellos.

«Ayudarnos a subsistir como centro es ayudar a nuestros alumnos, provenientes de familias desprotegidas«

¿De qué proyecto os sentís más orgullosos?
Nuestro principal proyecto es sin duda el centro escolar. Hemos tenido alumnos a los cuales hemos conseguido llevar a preparar oposiciones, y dos de ellos tienen trabajo. Hoy en día tenemos a otros tres en la misma situación. Además de eso, por supuesto destacaría el reparto de alimentos.

Y de cara al futuro, ¿qué planes tenéis en mente?
Una vez que toda la situación se arregle y a nosotros nos llegue alguna ayuda que nos haga salir a flote otra vez, nuestra idea (de hecho, tenemos la licencia solicitada) es hacer una residencia para chicos cuyos padres ya son mayores, para que puedan vivir en un lugar ya conocido.

¿Cómo se puede contactar con la asociación para ayudaros?
Se puede llamar al 626 274 495 o acudir a la C/ Silvano, que es donde estamos, así como escribirnos a nuestro correo electrónico: angelesurbanos4@gmail.com. A través de estas vías cualquier persona se puede poner en contacto conmigo para ver cómo puede ayudarnos. A partir de septiembre, si la pandemia los deja, los sábados haremos un «Club de Ocio» de 10.:00h a 14:00h. Cualquier persona que quiera venir con nosotros y participar, sería de gran ayuda.

* Con la colaboración de Teresa Rey, periodista.