El 5 de noviembre se celebra el Día del Cuidador. Para conmemorarlo recogemos una fantástica guía llamada «Cuidando al cuidador» elaborada por la terapeuta ocupacional Brigitte Manrique Báez, especializada en estimulación cognitiva, para la web Mi Terapia Sin Fronteras. Aquí va:

Cuidar de una persona enferma y/o dependiente conlleva un esfuerzo físico, psicológico y por qué no decirlo,  también social. Dedicas muchas horas de tu tiempo a su cuidado, realizas tareas que no estabas acostumbrado a hacer, te enfrentas a sentimientos negativos como culpabilidad, tristeza, etc. La forma como afrontes todas estas emociones dependerá de cómo seas y la fortaleza que tengas a la hora de asumir situaciones de estrés. Cuando sientes que la situación que estás viviendo te sobrepasa y piensas que no puedes con ella, hablamos del conocido Síndrome del Cuidador.

¿Cómo saber si se sufre el Síndrome del Cuidador?

Ser conscientes de las señales que aparecen durante el proceso de cuidado, permitirá actuar a tiempo y evitará que tu estado de estrés y sobrecarga aumente.

A continuación encontrarás algunas de las señales más comunes en cuidadores que presentan este síndrome.

En cuanto a problemas físicos, puedes sentir cansancio, aumento o disminución del apetito, fatiga crónica, jaqueca, pérdida de energía.

A nivel emocional puedes mostrar cambios frecuentes de estado de ánimo o humor, ansiedad, dificultad para concentrarte, problemas de memoria, irritabilidad, tristeza, culpa, preocupación, etc.

A nivel de interacción con tu entorno prefieres estar aislado, lo que conlleva a una vida social muy reducida, tu relación con las personas que forman parte de la familia es menos amable a lo habitual, sientes menos interés en actividades que antes realizabas de forma cotidiana.

A parte de estar señales puedes notar un aumento en el consumo de cafeína, tabaco, alcohol, así como problemas de sueño, bien sea dormir poco o demasiado.

En la actualidad existen varias variables e instrumentos que miden el estado de bienestar de la persona cuidadora. En este post te presento uno de esos instrumentos. Se conoce como Escala de Sobrecarga del cuidador. Test de Zarit.

Esta escala permite conocer cómo influye el cuidado de una persona en el cuidador. Es decir, el objetivo principal consiste en conocer si hay o no un desgaste emocional, físico, social y/o psicológico en los cuidadores.

Puedes descargarla aquí.

La guía completa «Cuidando al cuidador» puede leerse aquí.